abandono abuelo agua Algernon AMIGO amor Aparicio arte Asimov astrofísica astronáutica Aveyron Baricco bariones basura BigBang Blaschke bosón de Higgs brana cambio caos Castilla CERN ciencia cine climático cometas conciencia conocimiento consciencia continuo conversación CREA crisis cuadro cuerdas cueva célula cómic dibujo Dickens dimensiones dios Egan Einstein electronvoltio emociones Encina energía oscura entrelobos escritor espacio esparcimiento estrellas falló delle vanitá Fermilab ficción filosofía flores fluir fobia formación fotón fresas fuego de la vanidad Galileo gato gravedad guerra haikú Haldeman halo helicóptero historia horizonte Hubble infancia injusticia inventiva Iwasaki JAVI juego jugar Jux Júpiter Kant Kubrick lateral lectura Lem Leonardo lepton letras LHC libros locura Luna luz Machado magnitud mar Marte matemáticas materia matrimonio meditación metafísica metamorfosis microondas movimiento Mulhacén multiverso Muñoz Molina Muñoz Rengel música neurotransmisor niños novios ocaso oculto océano Off olmo Oort opio oro Orwell oscuridad otro paralelo pareja pensamiento percepción piel plano Poe POLAR psique punto Pániker Pérez-Reverte póquer quark radiación ratón rayos y truenos realidad recta reflexión relatividad religión Reservoig Dogs revelación Reynolds Sagan Schrödinger sepelio sexo señales siesta sillas simetría Simmons sinapsis sistema Sistema Solar sociedad sol Solaris Spinoza Stonehenge sucesos sueño superación Teoría M tiempo Tierra Titán Truffaut universo vaca vejez Venus viento virus visible Zamiatin

Partículas elementales


Las partículas elementales son los constituyentes elementales de la materia, más precisamente son partículas que no están constituidas por partículas más pequeñas ni se conoce que tengan estructura interna.
Originalmente el término partícula elemental se usó para toda partícula subatómica como los protones y neutrones, los electrones y otros tipos de partículas exóticas que sólo pueden encontrarse en los rayos cósmicos o en los grandes aceleradores de partículas como los piones o los muones.
Los neutrones, protones y otras partículas compuestas como los hadrones y los mesones están formados por constituyentes más simples llamados quarks y antiquarks y "nubes" de gluones que los mantienen unidos.
La lista de partículas subatómicas que actualmente se conocen consta de centenares de estas partículas, situación que sorprendió a los físicos, hasta que fueron capaces de comprender que muchas de esas partículas realmente no eran elementales sino compuestas de elementos más simples llamados quarks y leptones que interaccionan entre ellos mediante el intercambio de bosones.
El término partícula elemental se sigue usando para cualquier partícula que esté por debajo del nivel atómico. Por ejemplo, es usual hablar de protones y neutrones como partículas elementales aun cuando hoy sabemos que no son "elementales" en sentido estricto dado que tienen estructura ya que el modelo estándar analiza a estas partículas en términos de constituyentes aún más elementales llamados quarks que no pueden encontrarse libres en la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Piensa antes de escribir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...